Fanboy

Un poquito renegón

No solo los humanos, también los animales sufren cambios de personalidad a medida que envejecen. Incluso para algunos animales menores, estos cambios son muy significativos. Lo curioso es que los perros siguen desarrollando su capacidad de aprendizaje como si fueran jóvenes. Es decir, que no pierden su grado de interés por las cosas nuevas. 

Según los especialistas, un perro que fue adiestrado desde pequeño tendrá menos problemas en sus cambios de temperamento cuando sea anciano. Por lo que considerar, este tipo de educación canina en la vida de tu cachorro será muy positivo para su vida adulta y posteriormente en su tercera edad canina. 

“A veces los perros ancianos son muy irritables, sobre todo los machos. Las causa debe buscarse en el dolor o en el decaimiento de la percepción visual y auditiva”, nos dice Florence Desachy, en su libro “Los trastornos del comportamiento en el perro”. Es así, que la agresividad de una animal podría incrementarse en la adultez. 



Por su parte Muriel P. Lee, autora del libro “Scottish Terrier”, explica que los perros ancianos pueden volverse asustadizos con los ruidos cotidianos, “como los de la aspiradora, los de los truenos y los del tráfico. Algunos tienen dificultades para dormir debido a la incomodidad que les genera la necesidad de ir más veces al baño”. 

Finalmente, recuerda que para tu “consentido” envejecer no solo involucra cambios físicos y de salud, sino también de comportamiento. Incluso el hecho de perder mucho pelo con los años los pondrá irritables y friolentos en el invierno. Tratemos de estar alerta a esos  pequeños detalles, que para “ellos” son importantes. Y sobre todo, seamos pacientes. 

Escribe Shanny ROBLES PLASENCIA

Déjanos tus comentarios