MARTES, 23 de Mayo de 2017

Trending

15/04/2013

Malas costumbres: Linkedin no es Facebook

Hace poco se anunció de manera oficial que cualquier persona con un perfil en LinkedIn puede etiquetar en sus publicaciones a cualquiera de sus contactos con la finalidad de hacerse notar, destacar una noticia desapercibida o remarcarla.
Compartir esta nota
Muchos se preguntarán ¿y esto para qué? La respuesta es sencilla, favorecer más aun la interacción entre usuarios y hacer notar a determinada gente, algo que puede ser positivo para muchos o un nuevo golpe en el ego de otros como ya paso hace unos meses con la “jugada de marketing” de los perfiles más influyentes, con la que más de uno vio como su “prestigio” se iba por los suelos al ver que no era tan influyente su perfil.

Es una medida más para el usuario de “a pie”, recordemos que LinkedIn es una Red Profesional donde se busca mejorar profesionalmente, tanto en el terreno laboral como en el cultural, aprendiendo de otros lo que se desconoce o se había pasado por alto.

En el momento en el que nos encontramos, en medio de una crisis, la gente se vuelca en todo lo que encuentra a su alcance en la búsqueda de empleo, esta situación ha ocasionado la aparición de multitud de perfiles de “baja cualificación en el uso de redes profesionales” y que según algunos no hacen más que molestar. Estos perfiles son de gente que busca un nuevo empleo o reengancharse al mercado laboral por el medio que sea y, si etiquetando a alguien pueden hacerse notar más, lo harán.

La mayor ventaja es que la interacción se volverá más profesional y dirigida, como busca Linkedin, y el agregar personas se volverá mucho más dependiente de tu “networking” previo y no será tan “fácil” como es ahora (también es un objetivo). A su vez existe un riesgo, de que dichos perfiles no “sepan” hacer un buen perfil y se queden “fuera” de las buenas oportunidades.

Es una mala costumbre extrapolada de Facebook, pero no afectará mucho a los usuarios más activos y profesionales de Linkedin, que saben cómo  llamar la atención de quien desean y no necesitan “trucos baratos” que si pueden ser eficaces para mejorar la influencia de usuarios de perfil no tan profesional, pero que merecen también cambiar o mejorar su situación laboral.

Adoptar malas costumbres de FaceBook debe quedarse aquí y no llegar a más, principalmente por ser la privacidad de los perfiles en LinkedIn su mejor carta de presentación y la peor de Facebook y, aunque hoy se opine de una forma, no se sabe que puede deparar el futuro.

LinkedIn tiene mucho que enseñar y poco que aprender de otras redes, es una red de la cual debemos aprovecharnos para mejorar y evolucionar, el resto está para lo que no entra en LinkedIn (que es mucho), pero no se debe mezclar lo profesional con lo personal.

Mi consejo: “A aprender como usar bien Linkedin” toca amigos.

Escribe Manuel SANCHEZ AYUSO

Deja tu comentario