Fanboy

¡No te comas mis zapatos!

Desde mocasines, botas, zapatos de tacón fino hasta chanclas y sandalias, son los juguetes favoritos de la mayoría de los canes. “Para ellos, es una sabrosa experiencia de  texturas y sabores, aderezados con un delicioso aroma de pies”, nos dice Maxwell Guaufington, en su libro “La guía definitiva para vivir con humanos”. 

Muchas veces nuestra reacción natural es resondrarlos, sin pensar en las innumerables razones que podrían desencadenar su travieso comportamiento. Quizás por que ignoramos que, los “peludos” mordisquean por razones físicas y emocionales, al igual que  cuando los humanos manifestamos el dolor o la frustración, con el cuerpo y la mente.

No obstante, mordisquear no es del todo negativo. Los perros logran estimular, fortalecer y limpiar sus dientes, cuando usan el objeto adecuado. Las “carnazas” por ejemplo, son una excelente opción para “rescatar” tus zapatos. Las encuentras en todas las veterinarias, hay de distintos tamaños y formas, con un sabor que a ellos les encanta. 



De seguro, algunas personas ya probaron este método y descubrieron que en definitiva, a su engreído solo le interesa disfrutar de una tentadora zapatilla. Bueno, en estos casos “si no puedes con el enemigo, únete a él”, en el buen sentido de la palabra. Ponte a buscar esos zapatos viejos que ya no usas y dáselos, para liberar su estrés.  

Otros especialistas sugieren sacarlos a pasear más seguido, para que su ansiedad por morderlo todo, se canalice de forma positiva. Recuerda que también, mencionamos causas físicas. Porque mordisquear suele aliviar el dolor de sus encías, por lo que antes de juzgar su comportamiento, agenda una cita con tu veterinario de confianza.  

Escribe Shanny ROBLES PLASENCIA

Déjanos tus comentarios