Gourmet

Los múltiples beneficios del emoliente

Más que una bebida que se puede tomar fría o caliente, el emoliente es un aliado para mantener el buen estado de nuestro organismo. Ayuda a prevenir enfermedades, estimula el sistema inmunológico y por qué no, también es una alternativa para hidratarse.

Su variedad de hierbas permite que su fusión cree la mezcla perfecta de aroma y sabor, que lo convierte también, en la bebida más popular y con mayores propiedades para que nuestro cuerpo quede inmune a enfermedades respiratorias, urinarias, de úlceras y hasta problemas circulatorios.

Esta bebida que no es exclusiva de Perú, lo podemos disfrutar en Ecuador y Bolivia. Lleva entre sus ingredientes a la cebada, que contiene grandes cantidades de aminoácidos esenciales como la serotonina que cumple la función de neurotransmisora. De igual manera, contiene vitamina C, B y minerales. Asimismo este grano contribuye a la buena digestión, es diurético y ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro.



Otra semilla que lo acompaña es la linaza, que ayuda a contrarrestar el estreñimiento y prevenir la gastritis. Además ser un antioxidante que promueve la regeneración celular y ayuda a disminuir el colesterol malo.

La cola de caballo, una planta medicinal que complementa a las anteriores, es empleada para combatir enfermedades relacionadas a la retención de líquidos. Recomendada para el tratamiento del sobrepeso u obesidad, ayuda a disminuir el ácido úrico, principal causante de las enfermedades reumáticas. Al ser una planta desinflamante es beneficiosa para prevenir el mal de próstata y las inflamaciones urinarias en general.

Otra hierba que aporta vitamina B1, B6, C, calcio, magnesio, potasio, zinc entre otras, es la alfalfa, que a pesar de no ser empleada con frecuencia en preparaciones del emoliente; evita las infecciones en nuestro organismo, es buena para los pacientes que sufren de la presión alta, estimula al cerebro evitando afecciones nerviosas y estrés, así como también, evita que enfermemos de gripes y resfríos.



El boldo elimina las impurezas de la sangre debido al mal funcionamiento de los riñones, la manzanilla y hierba luisa funcionan como desinflamantes, calman el dolor de estómago, evitan las flatulencias, previenen la inflamación del hígado e hígado graso no tendrían un efecto mejorado de no ser por el zumo de limón que se vierte al momento de hacer la mezcla antes de servir el emoliente.

Escribe Mercedes PANIAGUA CASTAÑEDA

Déjanos tus comentarios