Fanboy

¿Cuándo llamar al veterinario?

Los animales menores, no saben manifestar su dolor físico. Se dice que pueden estar muy delicados y nunca dar muestras de ello en su comportamiento. En especial los gatos, que a simple vista suelen verse  muy fuertes y saludables, cuando en realidad en esos momentos se sienten afiebrados o adoloridos.  

Según los especialistas, un gato se rinde al dolor cuando está realmente grave. Es por eso, que los cambios en sus hábitos alimenticios, una repentina pérdida de apetito, agresividad o cansancio extremo,  son algunas de las primeras manifestaciones de una enfernedad subyacente.  Sobre todo, si se trata de cachorros o ancianos.  

Por otro lado, los cambios en sus heces (color y textura), sed excesiva, vómitos frecuentes, respiración acelerada, caída de pelo sin razón aparente, crecimientos repentinos de bultos o protuberancias, así como una  tos frecuente; son síntomas que no podemos pasar por alto. 



Continuando con la lista, ciertos trastornos oculares como la inflamación o enrojecimiento, también son señales de alerta. Así Como, las continuas ganas de orinar. Incluso algunos perros se quejan cuando eliminan sus heces o se lamen frecuentemente esa área de su cuerpo. Ciertos problemas urinarios pueden causar la muerte. 

Existen enfermedades silenciosas que necesitamos combatir a tiempo. Por lo que, de nuestra capacidad de observación dependerá su salud y bienestar. Cuanta más información podamos dar, será más sencillo llegar al diagnóstico correcto. Recuerda que definitivamente nadie conoce más a tu engreído, que tú. 

Escribe Shanny ROBLES PLASENCIA

Déjanos tus comentarios