Travelers

Cinco hoteles en los que no desearás dormir

Castillos, fortalezas, buques y hasta hoteles, son motivo de relatos terroríficos que guardan ambientes espeluznantes y presencia de fantasmas que se hacen presente en Halloween o Noche de Brujas, y que, en muchos casos, han dado origen a películas que quedan grabadas en nuestra mente.  

De acuerdo con un estudio de TCI Research, plataforma de investigación de destinos, durante 2018, 80 millones de viajeros eligieron su destino basándose en películas y series de televisión. Lo que demostró que el número de viajeros que visitan un destino tras verlo en una película o serie se ha multiplicado por dos en los últimos 5 años.

Esta cifra, que también engloba la visita a hoteles donde se rodaron famosas películas de terror como The Shining o El resplandor, ha hecho que muchos viajeros decidan aprovechar su viaje para vivir experiencias nuevas, alentados, también, por la información que encuentran en Internet y que juegan un papel importante en el posicionamiento de destinos, que incluyen al rubro hotelero”, comenta Israel Gómez, profesor de la carrera de Hotelería Internacional de la sede Los Olivos del instituto Columbia.

Y es precisamente, en esa línea, que el instituto Columbia, institución educativa peruana líder en el sector turismo, ha elaborado con motivo de Halloween, una lista de los hoteles más terroríficos del mundo, sigue leyendo y conócelos.



The Queen Anne Hotel-San Francisco, Estados Unidos. Cuenta la historia que este hotel era originalmente una escuela para niñas. Su directora no deseaba vender la escuela, y lo hizo en contra de su voluntad, desde entonces su fantasma nunca se quiso ir y aún sigue tocando un antiguo piano de la era victoriana.

Convertido hoy enThe Queen Anne Hotel es un hotel/B&B, que tiene reservada la habitación 140 donde residía la directora, y que según cuentan los viajeros, pueden sentir su presencia mientras duermen porque ella también suele hundir su cabeza en la almohada.  

El Fairmont Le Château Frontenac-Quebec, Canadá. Este monumento militar, fue declarado patrimonio mundial por la UNESCO, y es un imponente castillo que alberga la historia verdaderamente desgarradora, de un fantasma frágil y al mismo tiempo romántico.

El gobernador de Nueva Francia del siglo XVII, Louis de Buade de Frontenac, falleció en este lugar en 1698. Dejar a su esposa sola en París, lo fue minando hasta desfallecer, y después de tres siglos, algunos invitados del castillo afirman haberlo visto buscando a su amada.

Stanley Hotel-Colorado, Estados Unidos. Este icónico hotel fue testigo del rodaje de The Shining(El resplandor), una película de terror psicológico, que, en 1980, remeció a los fanáticos de este género. Estelarizada por Jack Nicholson, este hotel está ubicado a una hora de Denver, y tiene muchas historias de fantasmas que contar. Allí se pueden hacer tours y conocer de cerca sus misteriosos pasillos. Pero, si eres un fan de Stephen King, autor de esta historia, deberías ir a finales de octubre para disfrutar del “Shining Ball” o de la “Cena Misteriosa del Asesinato”.



The Russell Hotel – Sídney, Australia. Ubicado en el barrio más antiguo de la ciudad, The Rocks, hace muchos años era morada de marinos que buscaban un lugar para descansar y que mucho después, se convirtió en un hospital durante la plaga de peste que llegó a la ciudad a principios de 1900.

Convertido actualmente en un fabuloso hotel boutique, hay quienes manifiestan que aún pueden ver al espíritu de un viejo marino, que ocupaba la habitación número 8, y que durante la noche pasa ronda por sus pasillos, observando que los visitantes puedan tener un sueño reparador.

El hotel encantado del Salto del Tequendama – Bogotá, Colombia. Sudamérica no es ajena a los hoteles misteriosos. En las afueras de Bogotá se ubica el Hotel del Salto, inaugurado en 1928, que en su tiempo era una joya hotelera donde los turistas acaudalados iban a visitar el cañón del Salto del Tequendama y su cascada. Mucho antes de su construcción, el lugar se caracterizó porque hasta allí llegaban aquellos que querían acabar con sus días, y se dice, que sus espíritus luego transitaban por el interior del hotel.

Este edificio fue restaurado, luego de muchos años de abandono y se convirtió en un opulento museo en 2012. Aunque actualmente, ya no reciben huéspedes, la vista que se tiene de la ciudad, hace que muchos quieran disfrutarla, y por qué no, oír algunas historias de espanto.

Conocer estos relatos en hoteles habitados por almas que vagan por sus pasillos, puede ser el camino para que, con un poco de valor, te animes a visitarlos y aventurarte a descubrir más sobre una nueva forma de hacer turismo.

Editado por Revista ZOOM

Déjanos tus comentarios