Trending

Cinco consejos para prevenir la diabetes infantil

La diabetes es una enfermedad que no tiene cura pero se puede controlar mediante una rutina alimentaria, constate actividad física y con medicamentos supervisados de un especialista. Ello requiere minuciosos cuidados debido a que pueden desencadenar otras enfermedades o incluso el fallecimiento del paciente.

La Asociación de diabetes del Perú estima que más de un millón de peruanos padecen de esta enfermedad crónica. Por su parte, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) calcula que cada año 2.950 peruanos mueren por diabetes y que 1 de cada 20 niños en nuestro país sufre de este mal.

Este último dato genera mayor preocupación en la sociedad debido a que a su corta edad ya presentan los típicos síntomas diabéticos como el aumento de sed, necesidad de orinar a menudo, sufrir incontinencia urinaria, sentir hambre extrema, fatiga, debilidad, visión borrosa y oscurecimiento de cuello, axilas e ingle.

Por ello, la nutricionista y docente Evelyn Paan, de la Facultad de Ciencias de la Salud, de la Universidad Católica Sede Sapientiae, nos brinda cinco principales consejos preventivos para que mantener sanos a nuestros hijos y puedan desarrollarse con total normalidad.

Mantener un peso acorde a su talla y edad. Mantener un peso ideal siempre deberá estar enfocado como un tema de salud y no estético. Por ello, la alimentación del menor deberá ser supervisado bajo las indicaciones de un nutricionista.

Consumir frutas y verduras. No considerarlas en su dieta diaria incrementa el riesgo de desarrollar diabetes. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los niños consuman cinco porciones de frutas y verduras cada día.

Menos videojuegos y más deporte. El ejercicio físico debe ser parte de su estilo de vida y no limitarlo al periodo de verano con “vacaciones útiles”. Hacer que practique algún deporte durante toda la semana en algún club o equipo es una opción. El tiempo que pasan frente al televisor, computadora o consolas debe ser limitado y controlado por los padres.

Más vale prevenir que lamentar. El objetivo mantener el nivel de glucosa en la sangre lo más cerca de los valores permitidos por los doctores. Para ello, debemos asegurar una dieta adecuada, haciendo el conteo de calorías que ingerimos y limitando el consumo de alimentos ultraprocesados.

El monitoreo es clave. Si el niño tiene padres o familiares que hayan padecido diabetes, es importante que se hagan exámenes de sangre regulares para descartar que hayan heredado este mal. 

Editado por Revista ZOOM

Déjanos tus comentarios