Fanboy

Caseros VS. callejeros

A diferencia de los humanos, los gatos no pueden elegir dónde o con quién vivir. Se dice que para “ellos” no es natural pasar sus días, en espacios cerrados. Sin embargo, los gatos que viven dentro de una casa estarán mucho más seguros y hasta más saludables. Ya que vivir en la calle, implica el pasar hambre y sed, intentando “sobrevivir”. 

Según Ricardo Bruno, autor de “¡Miau!: Una guía para entender a tu gato”, la población de gatos callejeros en todo el mundo es mayor que la de gatos de compañía.  “El gato es hábilmente autosuficiente y se adapta con facilidad a su estilo de vida ancestral y gracias a esa capacidad, resiste la presión del hombre”. 

Para este autor, la pérdida de la autosuficiencia felina “coincide con la sustitución parcial de la familia humana por los animales domésticos”. Aunque esta supuesta “independencia” ha cobrado muchas víctimas gatunas (atropellos y envenenamiento). Recordemos que solo el  23% de las familias refugian gatos callejeros.



Por otro lado, algunos especialistas afirman que los gatos de “compañía” se ejercitan menos porque no necesitan esforzarse para conseguir sus alimentos. En consecuencia al vivir en espacios cerrados, empiezan a engordar más de la cuenta y son víctimas del aburrimiento. Además de padecer ciertas enfermedades asociadas a su sedentarismo. 

En conclusión si decidimos adoptar un gatito cuya naturaleza es vivir en libertad, tratemos de mantenerlo activo colocando muebles, cajas, rascadores o escaleras de madera en su espacio personal, será beneficioso para su salud. Y si de casualidad conoces gatitos callejeros, bríndales un poco de agua y alimento, de seguro te lo agradecerán.  

Escribe Shanny ROBLES PLASENCIA

Déjanos tus comentarios